EL REMEDIU hace 400 años

Nuestros antepasados hace 400 años, en el cambio del siglo XVI al XVII.

Intentar aproximarnos a la vida de las gentes de Villamartín de Riba y de Baxo, de Solanu, Sierra y Robléu en los albores del S.XVII resulta difícil porque son escasísimos los documentos que se conservan a medida que nos alejamos en el tiempo y nos acercamos a un área local determinada.

Haciendo un esfuerzo de imaginación podríamos borrar del paisaje actual la vía férrea, la N-634, las columnas y postes de electricidad y teléfono, las antenas, la mayoría de las casas aisladas y alejadas de los 5 núcleos citados, los eucaliptos, los cierres con espino, los plásticos, las grijeras, el circuito de motos, los vehículos a motor,… Sustituiríamos las casas por otras pequeñas, de piedra y barro, con huecos exteriores escasos, aún sin corredor. Alguna casona cercana a cada una de las aldeas. Cambiaríamos el resto de carreteras por caminos de carro, empedrados o no, que iban de las aldeas a las llosas y eros. Recuperaríamos muchos caminos desaparecidos. Veríamos resaltar dos de ellos. El Camino Real, camino de Santiago, de este a oeste, por La Fontaniella, La Vega, Cuñella, La Lamparilla, La Calavera, con peregrinos y viajeros del Oriente a Oviedo y viceversa, caminantes, jinetes, carros, arrieros con sus recuas de caballeria. El de norte a sur que nos comunicaba con Sariego y Bimenes, por El Cantu’l Molinucu, La Pría, el puente sobre el rio Pontón que aún da fe de la importancia que tuvo, Sierra, El Solanu, El Cantu les Vigues. Veríamos las Llosas, Ardefrades, S. Pedro, La Xenra, S. Miguel-La Raba, El Texu, Sierra,… bien circundadas por muro o sebe, con portilla, sin cierres interiores, dedicadas a escanda, panizo, habas, ….Tendríamos que cambiar también muchos de los prados actuales por robledales y castañedos. Con todo ello nos acercaríamos al paisaje de aquella época en una sensación de arbolado interrumpido sólo por aldeas y zonas de cultivo.

Un censo de 1.591 da a Nava una población de 471 vecinos, casas habitadas, una población rural, en aldeas. Unos 100 vecinos entre Villamartín de Riba y de Baxo, El Caneyu y La Calavera, Sierra, El Solanu y Robléu. Mas de la mitad son pecheros, pertenecientes al estado llano casi sin derechos. La otra parte son hidalgos, del estado noble, la proporción muy superior a la media de Las Españas nos indica que no todos podrían tener los derechos de la nobleza, estarían reservados a la parte más alta en la jerarquía. En algún documento antiguo se refiere a Villamartín de Riba como Villamartín de los Fijosdalgo lo que nos quiere destacar su rara abundancia. Entre 1597 y 1601 hubo una gran peste, la llamada peste atlántica causó una gran mortandad en toda Asturias y por tanto disminución importante de la población que va a tardar en recuperase.

Tanto pecheros como la gran mayoría de los hidalgos son campesinos. Muchos dedican 1,2 ó 3 meses al año a algún oficio para completar el sustento de su familia, incluso a pedir. Practican una agricultura intensiva, para el autoconsumo, de rotación de cosechas, con una preocupacion principal, que alcance para pagar las rentas, para alimentar a la familia sin hambre y no gastar las semillas de la próxima siembra. Si queda algún excedente se llevará al mercado. Los cereales escanda, trigo, panizo, son los productos estrella. También habas, centeno, lino, cáñamo, frutales. Aún se tardará unos años en que se desarrolle el cultivo del maiz por estos lugares lo que sí cambiará la vida de estas gentes, se adaptará muy bien, propiciará el crecimiento de la población y con ello una mayor necesidad de tierra. A lo largo del S. XVII se deforestarán muchas zonas arboladas de las que nos quedará recuerdo por documentos o la toponimia(El Rebollalón, El Rebollal, Les Viesques,…) La ganadería está supeditada a la agricultura. Pocos tendrán todos sus animales propios, vacas, caballos, cerdos, cabras,… y lo más común sera la explotación a la ganancia con alguno de los terratenientes. Aún son importantes los terrenos comunales, que se defienden frente a la avaricia de los poderosos. Destaca como zona de importancia comunal a lo largo de los siglos Peñamayor, pero también otras zonas menores a nivel de cada aldea. Según las estadísticas que se aplican por estas fechas para la zona un 75% de los vecinos tienen alguna propiedad y la mayoría son arrendatarios, foreros, pagarán de renta aproximadamente un quinto de fanega de pan por día de bueyes. La mayoría de rentas se paga en especie, desde escanda a huevos pasando por todo el resto de producciones. Según pasa el tiempo los terratenientes prefieren ir incorporarando el pago en dinero, ducados, reales, maravedíes, pero éste es muy escaso entre los campesinos. Los mayores terratenientes son en esta época y zona el convento de S. Pelayo (heredero del monasterio de Nava), El Conde de Nava y el convento de S. Vicente de Oviedo.

Este territorio pertenecía al Concejo de Nava, de realengo o sea dependencia directa del rey, que coincidía con los límites actuales desde su fundación en 1270. Tenía su edificio concejil en La Pola Nava y allí estaba el mercado, los sábados, aunque no parece que tuviera mucha vida hasta que se trasladó a la Plazuela hacia 1.850. Para su gobernación tenía dos jueces, alférez mayor, regidores perpétuos, procurador general, síndico personero, escribanos, notarios. Los cargos se los reservan en la medida que les interesa las familias mas poderosas entre la nobleza, sobresale la de los condes de Nava. Los vecinos tienen que pagar los gastos municipales: pagos a cirujano, escribano, mantenimiento de caminos y puentes, … Y pagan mucho más. Impuestos al rey. Arbitrios que impone la Junta General del Principado. Los diezmos, décima parte de todas sus cosechas a la Iglesia. Todo ello además de las rentas por las tierras que llevan en arriendo. Dentro del territorio del concejo hay 4 cotos señoriales, Castañera-S. Bartolomé, Buyeres, Tresali y Priandi, que no pertenecían a su organización administrativa y tenían jurisdicciones particulares impuestas por sus Señores. Los habitantes de estos 4 cotos tienen en general mayor inseguridad jurídica, dependen de las arbitrariedades de sus señores y pagan más rentas. No lograrían su incorporación plena al concejo de Nava y la supresión de sus señoríos hasta una orden real de 1.826, excepto los habitantes de Priandi que a finales del S. XVI consiguieron liberarse de su señor el monasterio de S. Vicente comprando el coto al rey Felipe II por 11.570 reales. En 1.826 se aprovecha para pasar la capitalidad del concejo desde la Polanava a La Plazuela.

Villamartín de Riba y de Baxo, Sierra, El Solanu, Robléu, pertenecen a la parroquia de San Bartolomé y su iglesia parroquial es a la vez la del monasterio de monjas en La Plazuela desde donde reciben los servicios religiosos y a la que pagan los diezmos. Tiene por esas fechas un cura y dos clérigos que le ayudan. Les queda un poco lejos a esta zona del concejo, pero sus gentes tardarán casi 300 años en tener una parroquia propia. El monasterio de S. Bartolomé viene jugando desde su fundación en el S. XIII un papel central en la vida de estas comunidades campesinas. Es el monasterio quien nombra al cura y los clérigos de la parroquia, es el monasterio quien se queda con 6 décimas partes de los diezmos y ofrendas y a quien irán a pagar anualmente en La Plazuela por S. Martín los diezmos y las rentas. Con el paso de los siglos a través de compras y donaciones es a finales del S. XVI el mayor terrateniente de esta zona. El monasterio de S. Bartolomé controla también la Iglesia de S. Pedro en Villamartín de Riba(y otras varias en Nava, Piloña y Bimenes), recibe sus diezmos y ofrendas, desde 1.450 fecha en que adquirió estos derechos y otras posesiones en Villamartín de Riba y de Allende( de Baxo) de El Conde de Nava a cambio de posesiones del monasterio en Oméu, Ovín y Piloñeta. Esa dependencia lleva a los vecinos a apoyarle en un largo conflicto, incluso armado, entre el monasterio de S. Bartolomé y el convento de S. Pelayo de Oviedo que apoyado por autoridades reales acabará anexionándolo ya por las fechas a las que nos referimos. S. Bartolomé dejará de ser centro de decisión señorial y la asume S. Pelayo.

Es en esta situación narrada que a finales del S. XVI (1595?) se comienza a construir un nuevo edificio mucho más grande y monumental que sustituya a la pequeña capilla de Santa María. Se añadirán completando el complejo religioso una casa-mesón al oeste, ahora vivienda particular, y un edificio de tres plantas al norte, desaparecido en el siglo pasado y que los nombres con los que se le cita a lo largo de los tiempos nos dan pistas sobre su utilización: casa de peregrinos, casa de novenas, casa rectoral. No conocemos documentos concretos, fiables, que nos aporten datos sobre la construcción o épocas cercanas anteriores o posteriores a ella, más allá del relato del milagro al que atribuyen su origen. Todas las iglesias o capillas tienen en estos siglos un patrono laico o eclesiástico, o más de uno, con dos prerrogativas: una económica, participar en los bienes del beneficio, especialmente diezmos y ofrendas; otra de tipo jurídico, presentar al capellán y beneficiados si hay, que así controlarán de acuerdo con sus intereses. A falta de documentos no podemos afirmar el porqué del traslado de la capilla del Texu al Cantu, las cifras económicas de su construcción o el costo para los vecinos . Sí podemos deducir de lo que conocemos y de los escudos en los edificios, que el patronato sobre la capilla de Santa María pertenecía a la casa del Conde de Nava y fue ésta quien tomó las decisiones sobre su traslado y ampliación, y conocía los objetivos que cubría con ello. Es fácil deducir también que el traslado desde la llosa El Texu al Cantu, al lado del Camino Real-camino de Santiago, la acercaba a cumplir mejor su función cerca de los fieles y que la expectativa del aumento de éstos por ese acercamiento y la creciente fe en Santa María virgen entre las sencillas gentes de la época sumidas en grandes tribulaciones propiciaba la ampliación. Sólo choca un poco que esta construcción tan importante y costosa coincida con una peste tan mortífera o esté tan cercana a ella. Pero sin otros datos concluyentes pensemos que por el 15 de agosto de 1.613 los fieles y romeros llenaron en mayor número aún el nuevo templo y los robledales de sus alrededores, y celebraron con alegría la inauguración y una fiesta ya para entonces muy centenaria.

Agosto de 2013. Roberto Vega

Fuentes: El dominio del Monasterio de S. Bartomé de Nava, de Isabel Torrente Fernández/ La Iglesia de Asturias en la Baja Edad Media, de F. Javier Fernández Conde/ Nava en el Catastro de Ensenada, de Mª Ángeles Faya Díaz. /Archivos del convento de S. Pelayo de Oviedo.

RESTOS ARQUEOLÓXICOS

Yacim. Arqueolóx.

YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS CON CATALOGACIÓN DE BIEN DE PATRIMONIO HISTÓRICO EN LA PARROQUIA DE EL REMEDIU

11 son los yacimientos arqueológicos catalogados como BIEN DE PATRIMONIO HISTÓRICO en la parroquia de El Remediu. Existen más sin catalogar. Aquí vamos a colaborar a que los catalogados se conozcan, se respeten, se defiendan. Son una parte muy importante de nuestra historia, una riqueza cultural que nos permite conocer mejor a nuestros antepasados en estas tierras. Mientras no se deterioren más son fuentes de información también de futuro en nuevos estudios arqueológicos. Lo que sigue es un elemental resumen de las fichas arqueológicas de los 11 yacimientos. Los más interesados podrían obtener más información a través de la Consejería de Cultura.

  • 71 Capilla de la Llosa’l Texu (Glayíu nº 2 )

Situación: En la ladera sur de la iglesia parroquial. Polígono: 27. Parcelas: 36, 37, 45 y más. Cronología: medieval indeterminado.

Conservación muy mala, no se conservan restos visibles. Vecinos de El Remediu aún los conocieron.

Existe una referencia aparecida en un documento de 1448 recogida por Isabel Torrente(1982, p.337) , …, en la yglesia de Santa María del Texo para la techar…Esta ermita fue el origen de la iglesia actual construida a finales del S. XVI y de la devoción a la virgen que acabó conociéndose como Nuestra Señora de Los Remedios por el carácter milagroso que se le atribuyó en la época tardomedieval y en relación con las pestes y epidemias tan frecuentes en aquella época. No conocemos datos de su desaparición, pero su existencia sí quedó en la memoria popular. Se sugiere como hipótesis su relación con un poblamiento más cerca del río, al sur de la llosa, que dio origen al yacimiento Les Pares II.

  • 72 Material Lítico Junto al Puente

Situación: Junto al Puente de La Caseta, cerca del apeadero de FEVE. Polígono: 60. Parcela. 105.

Se recuperaron materiales líticos escasos y poco representativos, lo que impide precisar el período del Paleolítico al que pertenecen. Son fundamentalmente lascas de sílex y cuarcita.

  • 73 Material lítico de Les ParesI

Situación: la Viesca- El Rebollalón, unos 20 m por encima del tren. Los materiales recogidos son poco expresivos y no permiten precisar la cronología más allá de restos paleolíticos. Los materiales encontrados son varias lascas de cuarcita, un posible útil, y otra lasca de sílex blanco.

  • 74 Material Lítico y Cerámico de Les Pares II

Situación: En la Llosa de La Viesca, al norte de la vía de FEVE. Polígono: 27. Parcelas: 11055-25-55

Los materiales encontrados pertenecen a dos períodos muy diferentes. El material lítico, un buril sobre lasca de sílex, nos sitúa en el Paleolítico Superior. Los materiales cerámicos son medievales, destacando ollitas de borde exvasado y las decoraciones peinadas. La relativa abundancia de material cerámico y la situación cercana a la Capilla de Santa María del Texu (ficha 71) hace que pueda plantearse la hipótesis de una aldea medieval próxima al río con su ermita cercana. Pudo abandonarse el poblado con motivo de las pestes del S. XIV dando lugar al aislamiento de la ermita y al posterior traslado del culto a la Virgen en la ubicación actual de El Cantu.

  • 75 material Lítico y Cerámico d’El Rebollalón.

Situación: En la parte sureste de La Llosa de Villar lindando con Pozareñes, al norte de la vía del tren. Polígono 60. Parcelas: 63 y más.

Los materiales encontrados pertenecen a dos periodos diferenciados. Los líticos, lascas de cuarcita y sílex, al paleolítico sin determinar. Los cerámicos, diversos fragmentos de galbo en los que destaca la decoración peinada, son medievales sin más precisión. El conjunto puede relacionarse con los de Junto al Puente y Les Pares I y II, bastante cercanos y en semejante situación respecto al río

Este yacimiento fue destrozado recientemente al remover su tierra sin control arqueológico para colocar una torre del tendido eléctrico.

  • 76 Puente de La Caseta

Situación: Sobre el río El Rebollalón, cercano al apeadero de FEVE, sirve de paso a la carretera que enlaza con la N-634.

De cronología indeterminada. Hace pensar en la relación entre los Villamartines y Sierra, la conexión con Bimenes y las actividades metalúrgicas de la zona (Fornu de El Fontín). Aparece totalmente llano, enrasa con la ladera a base de alargar los arranques del puente. Fue reformado y asfaltado para el paso de vehículos. Tiene dos arcos con tajamar y sin pretil. La factura del puente es buena, con sillares bien trabajados y dovelas bien trazadas. Es semejante al puente de Nava, junto al cementerio.

  • 77 Túmulo de La Cuesta

Situación: en el primer tercio de la ladera de La Cuesta’L Rebollu (El Gorguyu), Polígono: 29. Parcela:54-59

Cronología: Neolítico/Calcolítico/Bronce indeterminado

Conservación: muy mala, hoyo de saqueo que afecta a la mayor parte de la masa tumular.

De pequeñas dimensiones, planta de forma circular, masa tumular de tierra. Eje N-S: 4m.Eje E-W: 3’7m. Altura: 0’6m.

  • 78 Horno de El Fontín

Situación: a mitad de camino en la carretera de Sierra a la gasolinera. Polígono: 61/62. Parcelas.62/59.

Cronología: indeterminada. Conservación, regular. Cortado por la carretera en la apertura de la caja apareciendo la sección en el talud.

La estructura consiste en una sencilla cubeta excavada en la arcilla interrumpida en el ángulo superior izquierdo por lo que pudo ser una tobera para inyectar aire. Las paredes están rubefactadas por el calor y en el fondo se localiza un nivel de carbones. No queda claro que material fue tratado. Por su parecido con los hornos de fundición de bronce aparecidos en La Campa Torres(Xixón) puede apuntarse a un horno de transformación secundaria del mineral de cobre y estaño. En el área del yacimiento, muy cercana al hallazgo, REE ha colocado la base para una torre de alta tensión.

  • 79 Túmulos del Cantu Les Vigues

Situación: último tercio de ladera y cumbre del Cuetu Les Vigues en el cordal entre Sierra y Bimenes, con la riega de Fervienza al oeste y la de Fornera al este. Polígono 66. Parcelas: 275 y más.

Cronología: Neolítico/Calcolítico/ Bronce indeterminado. Conservación: mala, saqueados y erosionados. 3 túmulos de parecidas dimensiones, circulares y con masa tumular de tierra y pequeños bloques de arenisca.

  • 80 Capilla de San Pedro

Situación: En La Rondiella (Villamartín de Riba) . Polígono: 26. Parcela: 89.

Cronología: medieval, referencias documentales. Conservación: mala. En estado de ruina, agrietada y sin techo, la espadaña derruída. De propiedad particular. Es una pequeña iglesia románica. Destaca la ventana lateral del ábside. Podría fecharse su construcción en el S. XIII con una gran reforma en XVIII. Por su interés necesitaría una protección adecuada y urgente que impida su arruinamiento definitivo en poco tiempo.

  • 81 Túmulo de Los Jueyos

Situación: Jueyos. Polígono; 21. Parcela: 22-23

Cronología. Neolítico/Calcolítico/Bronce. Conservación: mala, saqueado y erosionado. La planta es ligeramente elíptica. Masa tumular de tierra y algún pequeño bloque de caliza.

VOCABULARIO:

Túmulo: montón de tierra y piedras que se levantaba sobre una o varias tumbas en edades de piedra y del bronce. Podía tener también función de marca de territorio. Los guerreros solían enterrarse con sus armas y ajuares, de ahí los hoyos de saqueo en épocas posteriores.

Paleolítico: etapa de La Prehistoria caracterizada por la obtención de alimentos desde la caza y la recolección, el uso de utensilios de piedra tallada, el habitat en cuevas y abrigos,… Termina en Asturias unos 9000 años antes de Cristo, coincidiendo con el paso de una época galciar a un clima parecido al actual.

Neolítico: etapa de la Prehistoria caracterizada por la producción de alimentos, utensilios de piedra pulimentada, sedentarismo, cerámica, túmulos,…(2.500-600 a.de C. en Asturies)

 

El remediu, unos apuntes sobre su origen

1270. El rey Alfonso X concede a los homes bonos de Nava El fuero de la Puebla de Nava con sus límites geográficos, y por tanto también los que delimitan el oeste del concejo ( que ahora es la parroquia de El Remediu) con Sariegu, Siero y Bimenes. Es difícil interpretar la toponimia que nos describe aquel documento, pero los límites debían ser coincidentes con los actuales porque sabemos que no ha habido a lo largo de la historia problemas importantes en ese sentido: L’Enguilu, l’Abarcón, La Mafosa, los Campos Denmedio, arroyos de Rianes y El Gatu, lomas de El Cordal.

El territorio tenía ya por aquella época una distribución en núcleos de población y una toponimia bastante asemejada a la que conocimos en la 1ª mitad del siglo pasado los que vamos siendo los más viejos del lugar.

Es curioso . Si nos vamos 2500 años atrás, hacia el siglo V antes de Cristo, nuestros antepasados neolíticos debían tener ya un sentido de este territorio como nos muestra la situación de los túmulos en el Cantu les Vigues mirando al valle de Bimenes y en Jueyos avistando Sariegu. Los estudiosos nos dicen de la relación de estos monumentos funerarios con la marca de territorio y las vías de tránsito, lo que nos da pistas a su vez de la importancia del eje norte-sur, ese camino que ya casi no se usa en la relación con nuestros concejos vecinos, pero del que oímos hablar de su importancia en el siglo pasado y anteriores. Importancia que atestigua el puente medieval de bella factura construído cuando no existían la carretera N634 ni ferrocarril y que esconde la actual carretera local. Importancia de la que también deja huella la toponimia que ya en en S. XVI nombra a la zona como El Pontón.

Interesante no olvidar que el paisaje que ahora disfrutamos es un legado de nuestros antepasados y se fue conformando con su intervención en el medio una generación tras otra. Los constructores de túmulos nos dejaron una huella un poco más vistosa y original. Una pena se dedique tan poco dinero a la arqueología. Nos permitiría conocer de aquella nueva sociedad que vivía ya en poblados estables, domesticaba y pastoreaba animales, e iniciaba prácticas agrícolas conformando llosas.

Los primeros datos escritos que yo conozco en nuestro territorio no se muestran hasta principios del siglo XIII. En 1227 aparecen firmando como testigos en un documento Fernandus Petrus de Villamartín y Alfonso Petrus, presbítero. En 1252, en otro, Martín Yáñez de Villamartín y Pedro Yañez; Pedro lópez, Pedro Santiago y Peley Dominguiz de Sierra. En 1260 Pedro Yáñez de Villamartín Alende. Antes del S XIII los escasos documentos existentes suelen referirse a la familia real o alta nobleza, desde estas fechas aparecerán hombres importantes de nuestras aldeas.

La mayor parte de los topónimos, Solanu, Sierra, Robléu, El Castañéu, El Caneyu, la Braña, … son topónimos que llaman transparentes porque identificamos facilmente su significación con el relieve o situaciones naturales. Como dice el gran experto en toponimia Xosé lluis García Arias “…a los pueblos no se les puso nombre, se hizo referencia a ellos a lo largo de muchos años por sus características, su nombre común, antes de que se afianzara como nombre propio “. Otros topónimos son menos transparentes: La Pría, lugar en la parte baja de una pendiente; Otura, elevación sobre el terreno circundante,…. Todos estos topónimos no nos aportan mucha información sobre el origen de estos núcleos habitados. Villamartín sí.

Villamartín es un topónimo compuesto. Villae Martini más cerca de su origen. Villae, explotación agropecuaria romana y postromana que utilizaría como tierras de cultivo las actuales llosas de S. Pedro y La Xenra y pudo tener sus edificaciones principales en la parte más alta, bajo les Telayes, donde aparece aún el topónimo Villa. No se observan restos. Martín nos habla seguramente de uno de sus últimos propietarios, S VI, VII, VIII ?. Viene de martem uno de los dioses romanos más importantes, el de la guerra. El cristianismo intentó suplantarlo en la conciencia popular, como con otras creencias, sustituyendo su culto por el de S. Martín con el referente de S. Martín de Tours (Francia) y de S. Martín de Dumio evangelizador de Galicia a mediados del S. VI. El nombre se hizo muy popular en el norte peninsular y dio nombre a capillas, pueblos, indivíduos y llegó hasta el refranero.

Que se formasen dos aldeas con ese nombre en los extremos de lo que debió ser la villae encaja bien con lo que nos cuenta la historia acerca de la descomposición de aquel sistema económico y social en el período visigodo, la vuelta parcial al modelo anterior celta, tribal y de redes gentilicias, la huida de los esclavos de las grandes propiedades hacia las comunidades de valle y de nuevas aldeas, hecho que los terratenientes tratan de evitar convirtiendo esclavos en siervos y propiciando ellos mismos comunidades en los extremos de sus territorios para que trabajen sus tierras. Cuando en época posterior comienzan a aparecer en textos escritos el Villamartín de la parte alta provablemente más cercano a las edificaciones de la villae lo hace sin apelativos, el de la parte baja aparece como Villamartín de Alende (al otro lado).

Casi todo conjeturas al acercarnos a l origen de las primeras aldeas, salvo que tuviéramos textos escritos o restos arqueológicos y ese no es nuestro caso. Pero los historiadores sí suelen coincidir ahora en los tres elementos esenciales que influirán en ese proceso de formación: la cristianización más o menos generalizada independientemente de que hubiesen existido núcleos aislados desde época romana, la organización eclesial de la incipiente Iglesia y la organización civil que apoyándose en la anterior intentará conformar el nuevo reino asturiano, y a la que Alfonso II dará un gran impulso. Y coincidirán también en que fue un proceso largo, siglosVII-X, para pasar desde las relaciones tribales, castreñas, el paganismo, a la ocupación de nuevos espacios agrícolas, aldeas, aparición de poderes locales y relaciones feudales, y un papel fundamental de los primeros monjes y la cristianización organizando esos primeros núcleos alrededor de diversas formas de iglesia-cenobio, ….. Yo apostaría por un primer núcleo cristiano con la advocación de S. Pedro, sin que podamos aventurar su forma, que para el S. XII tiene ya la consistencia suficiente para levantar un hermoso edificio románico y que en el XV imparte los servicios religiosos de media parroquia apoyándose en la de S. Bartolomé de Nava. Al norte de S. Pedro se encuentra una llosa llamada Refraes, que en la Edad Media aparece en textos como Ardefrades y podría llevarnos a la idea de tierras del convento. Pero no he podido reforzar la idea con otros topónimos, leyendas o escritos. Mas al suroeste de Villamartín de Allende, cerca del río, llosa El Texu, apareció también un núcleo poblacional según la carta arqueológica de Nava, que nos dejó restos altomedievales y desapareció posiblemente por las pestes antes del siglo XIII lo que explica no dejara restos documentales, ni su nombre. Sí nos dejó una capilla con advocación a Sta María de gran fuerza religiosa, que se mantuvo durante siglos a pesar de quedar aislada en medio de la llosa. De esta capilla acabará derivando el Santuario de El Cantón a últimos del S XVI y con Él, con el tiempo,el principal topónimo actual: El Remediu. En uno de los apeos antiguos de S. Pelayo aparece toda la Llosa del Texu propiedad del convento lo que nos lleva a pensar en un uso también unificado antes de ser propiedad de Las Pelayas. Propiedad tribal…? Comunidad conventual,..?

Por el S. XIV las dos aldeas Villamartín comienzan a aparecer en los textos como Villamartín de los Hijosdalgos y Villamartín de los Pecheros(antes de Allende). Ni en una son todos hijosdalgos, es decir de la nobleza, ni en la otra los que pagan los pechos, los siervos, pero teniendo en cuenta la escasa movilidad entre estratos sociales sí nos puede aportar datos sobre su origen como aldeas. En el primer caso conformada preferentemente con propietarios familiares de la villae. Villamartín de los Pecheros principalmente con esclavos y siervos.

A lo largo del S. XVI se van normalizando los nombres de Villamartín de Riba y Villamartín de Baxo.

Un censo de 1591 da al concejo de Nava 471 vecinos, casas o familias. De ellos 100 están en Villamartín de Riba y de Baxo, El Caneyu, La Calavera, Sierra, Solanu y Robléu. Los últimos años de este siglo coinciden con una gran mortandad, la peste atlántica. La población disminuye, pero la virgen que había venido de la capilla del Texu y a la que su cofradía construye un templo en el Cantón se consagra como milagrera, se la empieza a conocer como La Virgen de los Remedios y su santuario se hace uno de los más famosos de Asturies. El Remediu en singular se empieza a utilizar para nombrar el lugar donde está el santuario y también el mesón -taberna y comienza a sonar como nombre de la parroquia que se quiere formar.

En 1790, en el documento donde los vecinos pleitean contra el monasterio de S. Pelayo para que se segregue de la extensísima parroquia de S. Bartolomé una nueva que ocupará el oeste del concejo y se llamará de El Remediu aparecen los principales núcleos de población y el nº de sus vecinos: Villamartín de Arriba, Villamartín de Abajo, casas del Escorial, El Caneyo y Calavera(62 vecinos), Sierra , Solano(41 vecinos), Quintana, Robledo y casas del Ceneyo (35 vecinos).

La parroquia de El Remediu se crea en 1807, aunque no se hace efectiva hasta el 1-2-1892,

y el nombre El Remediu se normaliza para el ámbito parroquial mientras se siguen utilizando los nombres tradicionales para las otras entidades de población. En el nomenclátor que para estas fechas ya publica la Dirección General del Instituto Geográfico y Estadístico, el referido a 31-12-1900 aparece así:

 

  clases                          Viviendas             Población

Sierra                                                                                         Lugar                              42                             178

El Solano                                                                                   Caserío                          14                                56

Villamartín   de Abajo                                                            Lugar                             46                              206

Villamartín de Arriba                                                                 ”                                   23                              105

EL REMEDIO (Santa María, P.)

Grupos inferiores            27                               115

 

En 1981:

El Remedio Parroquia                                                                                               145                                433

El Remedio                                                                                  Caserío                    16                                  47

Robledo                                                                                        Caserío                    15                                  28

Sierra                                                                                             Lugar                    35                                    64

El Solano                                                                                       Aldea                     23                                   52

Villamartín de Abajo                                                                   Aldea                    62                                  155

Villamartín de Arriba                                                                  Lugar                    32                                   87

En 1993:

El Remedio Parroquia                                                                                             203                                 375

El Remedio                                                                                   Caserío                  98                                  181

Robledo                                                                                           Caserío                 13                                   30

Sierra                                                                                                   Lugar                33                                  49

El Solano                                                                                             Aldea                25                                  42

Villamartín Alto                                                                                 Lugar               34                                   73

 

Vemos como El Remediu comienza con el S XVII a referirse al lugar del Santuario, se va extendiendo a las casas que están cerca a la vez que nombra a la parroquia que se está creando y acaba compitiendo por el espacio con Villamartín de Baxo en una disputa que parece perdida para éste si obsrvamos el nomenclátor de 1993 y analizamos el uso que la gente hace actualmente de ambos. Personalmente sentiría mucho que el nombre Villamartín de Baxu fuese totalmente suplantado y desapareciese. Por una cuestión sentimental y por la pérdida de referencia histórica..

Villamartín de Baxu, Agosto de 2.017